Ya está en España el primer autobús urbano eléctrico fabricado en España. Hasta ahora, se han utilizado autobuses híbridos y otros eléctricos pero fabricados en otros países, como China (en su mayoría) o Italia. Pero, desde el 20 de julio de 2014 ya está disponible el Irizar i2e, el primer autobús eléctrico fabricado en nuestro país. San Sebastián ha sido la primera ciudad en estrenar el Irizar i2e en su flota de autobuses urbanos. La siguiente ciudad en hacerlo será Barcelona.

El Irizar i2e es un autobús 100% eléctrico urbano, con suelo bajo y con rampas de accesibilidad universal. Según ha informado la propia compañía la fabricación ha ido a cargo exclusivamente de la propia Irizar y sus fabricantes asociados.

Las baterías que emplea el primer autobús eléctrico español son de sodio-níquel, de densidad parecida a las de iones de litio, pero más económicas. También son conocidas como baterías de marca Zebra o baterías de sal fundida. Otro aspecto importante de estas baterías es que se pueden reciclar en un 99%.

La autonomía del Irizar i2e es uno de los aspectos más destacables, pues alcanzan los 250 km de circulación urbana por cada carga, traduciéndose en un tiempo de conducción de entre 14 y 16 horas. Para recargar la batería dispone de un conector Tipo 2. Con una intensidad de carga de 125 o hasta 200 amperios, la carga puede realizarse en 5 horas.

La potencia para este nuevo autobús eléctrico es de 313 CV, o 230 kW, y su par máximo es de 3000 Nm, por lo que fuerza no le va a faltar. Además, la carrocería y el chasis han sido construidas con aluminio, a fin de compensar el peso añadido de las baterías. La vida útil estimada del autobús es de unos 600.000 km, que vienen a ser una larga vida de 12 años.

El Irizar i2e también posee un gran equipamiento, le cual incluye monitorización telemática de conductor, ruta, autonomía y consumo, asistente de conducción eficiente, control de tracción y preclimatización del interior mientras se efectúa la recarga de las baterías en la cochera. Gracias a su equipamiento, se convierte en el primer autobús eléctrico urbano en cumplir la normativa antivuelco R66.

Las ventajas de emplear un autobús 100% eléctrico son importantes. En primer lugar, supone un gran ahorro en combustible. En el caso del Irizar i2e, se puede ahorrar unos 33.000 litros de gasoil cada año. También supone una reducción importante de emisiones contaminantes, evitando hasta 88 toneladas de CO2. Por otro lado, es mucho más silencioso, especialmente de agradecer cuando circulan por la noche.