Un mercado promisorio como el asiático resulta de interés para diferentes firmas del mundo. En la propulsión eléctrica, la marca coreana Kia quiso adelantarse a sus homólogas en el mercado coreano e impactó desde 2011 con su nuevo Ray EV. Igual exteriormente al Kia de combustible, difiere en mucho en el interior.

Su velocidad máxima es de 130 km/h y puede pasar de cero a 100 kilómetros por hora en 15,9 segundos, a pesar de sus 139 kg adicionales (1.185 kg en total). Está equipado por un propulsor eléctrico conectado a las ruedas delanteras, y es alimentado desde un paquete de polímero de ion de litio con una capacidad de 16,4 kWh.

Kia Ray EV

El tiempo estimado de recarga de las batería es de seis horas, aunque también se creó para el modo rápido, donde se puede completar la operación en 25 minutos. Cuenta con un cambio automático con modo ECO y modo B que recupera energía en bajadas y utiliza el freno motor.

En la actualidad se ve por algunas arterias de Corea del Sur con buenos dividendos. Kia vendió unas 2.500 unidades en 2012 a entidades gubernamentales de este país, que colaborarán con la firma para perfeccionar su funcionamiento mientras la compañía desarrolla modelos de difusión generalista. Así, se espera que ya para este año comience a difundirse también para usuarios particulares.